10 de febrero de 2013

Pájaro Azul

Las sacudidas de su cuerpo ejercieron de despertador. El frío la recorría con un incesante temblor.
Clara miró el cielo, empezaba a clarear. Pero parecía que las cosas estaban muy lejos de mejorar.
Alzó otra vez los ojos, y esta vez el paisaje cambió. Entre las ramas de los árboles que crecían frente a ella, unos rayos tímidos asomaban lentamente. Los pájaros comenzaron a salir de sus escondites, a trinar abiertamente, a volar como cometas a alturas casi dementes.
Un aleteo le sacudió la cabeza, y Clara se asustó. Pero en cuanto se calmó y miró, las alas abiertas de un pájaro azul colmaron su visión.
Se abrieron, llenas de paz y de color. Remontaron el aire y cortaron el cielo, mientras el disco dorado brotaba de un mar verde tras ellas. La luz golpeó en el agua y rebotó, mientras el ave aleteaba al ritmo del viento, abría su pico y trinaba una canción.
-          Es la melancolía –murmuró Clara –y la libertad.
Aquello era Clara en su impotente confiar.

5 comentarios:

  1. Si tan sólo los momentos se pudiesen acarrear como fotografías en un bolsillo; a modo de audio grabar.

    Amo los momentos que creás.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Un blog muy interesante, volveré. :-)

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Lo leí varias veces, hay frases que son únicas, muy bueno.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me inspiran. Gracias por opinar :)